Un Corazón Enfermo


Dista mucho de la realidad tener un corazón sano permaneciendo apartado de Dios. Cualquier método que utilicemos para lograrlo, se verá inhabilitado o endeble ante el enredo que pueda existir dentro del corazón.

En distintas oportunidades, he tratado con líderes y Pastores que usan diferentes alternativas, como la meditación o el hipnotismo, aún dentro de la iglesia. En una iglesia cristiana Pentecostés del norte de México, se practica a la vista de todos y a oídos de muchos, la meditación y la relajación grupal para conseguir una comunicación con Dios, aún en niños pequeños; pero nadie dice nada o no se percatan de lo que ocurre. Señalando que es un método que responde a la preocupación de los pastores y demás lideres, encaminado a que la gente conozca a Jesús de forma más rápida y eficiente.

No sólo es preocupante que existan prácticas de esa índole; sino también el apasionamiento con el que llegan los desvalidos a buscar la paz interior. Roguemos a Jesucristo que esos pequeños no salgan lastimados; incluyendo a sus padres, que desesperados por pertenecer y salvarse, aceptan lo que sea.

La palabra de Dios es clara y concisa en ese aspecto.

El ocultismo y las prácticas con espíritus tienen la meditación como principio, la búsqueda del yo interior. Nada más lejos del propósito de la biblia como libro de instrucciones; ahí está contenida toda la sabiduría que necesitamos.


Es en ese afán, o en esa búsqueda del yo interior, que el diablo va engañando a los congregantes y a los recién llegados; diciendo sutilmente que en
CALMA Y MEDITACION se puede entrar en la presencia de Dios. Cuando un líder o un congregante tiene un corazón enfermo, se vuelve vulnerable y es presa fácil de los ambiciosos planes del diablo.

Un corazón sano sabe discernir.
¿Cómo podremos asegurarnos de que esa persona no se pierda? solamente apegándonos a la palabra, que por Gracia funciona para nosotros.

Seamos claros y honestos para orar, hablando Verdad ante todo. En este caso, los dones que nos han sido dados por medio del Espíritu Santo, son muy útiles para discernir y desmembrar situaciones que parecen insondables al entendimiento humano. Para sanar debemos pasar por un proceso de limpieza interior, con las herramientas propias de un Cristiano.

Los recursos están ahí a nuestra disposición, al alcance de todos; sólo hay que saber utilizarlos y guardar nuestro corazón.
Algunas de nuestras posesiones más amadas deberán ser desechadas; y en ese trance es probable que nuestro carácter humano se oponga y forme fortalezas de falsa protección, llevándonos a una crisis, primeramente de identidad.

Sabiendo a lo que vamos al entregar nuestro corazón para ser sanado, pasaremos por un sinfín de cambios de humor. Quizá surjan preguntas silenciosas que no obtendrán pronta respuesta, pero conforme vayamos avanzando a la profundidad del verdadero problema, los atributos espirituales que se forjan en el fuego del Espíritu de Dios, serán indestructibles y para gloria de nuestro Señor Jesús. Invariablemente el acontecimiento será verificado, probado y arduo.

Nuestro Dios, ante todo, no nos abandonará, ya que sus promesas laten en nuestro corazón; y la respuesta siempre estará ahí para que podamos entenderla en nuestro idioma. De forma sencilla,
con ayuda de nuestra lámpara, iremos vislumbrando el significado de ese episodio… mas nuestros ojos, se abrirán con el fragor de la batalla.

Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino" (Salmo 119:105)

Personalmente no estoy de acuerdo con las prácticas de meditación. Mucho menos con el hipnotismo para sanar el alma. Creo que Dios nos ha capacitado para entender y discernir cuando no estamos bien; lo sabio es pedir ayuda y lo necio creer que solos y con el tiempo, como por arte de magia o control mental, nuestro corazón cambiará de actitud.

Reflexionar nos llevará a comprender un poco el por qué de la condición de nuestro corazón. Sin embargo, tan sólo es el paso número uno de un largo camino.

Bendiciones.


Compartir en facebook |

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Reflexion Time



(c) 2009 TuSangrexMi.blogspot.com